La Bella Dorita

María Yáñez belladorita_complGarcía, la Bella Dorita, (Cuevas de Almanzora, Alicante, 23-02-1901 – Barcelona, 27-06-2001), fue una de las más célebres artistas de music-hall de España. En 1914 emigró con su familia a Barcelona, y empezó a trabajar en una fábrica. Pocos años después se fugó con el primero de sus tres maridos, del que se separó después de tener a su único hijo, y debutó en el Royal Cabaret, donde empezó su imparable carrera, que en pocos años la llevó al Pompeya, al Rigat, al Novelty, al Bataclán, al Sevilla, al Cómico, al Español, al Arnau, al Victoria, al Nuevo, o al Apolo, donde consolidó su carrera.

Finalmente triunfó en El Molino, donde consolidó también su apodo, la Bella Dorita, y las canciones que la harían famosa: «La pulga», «El tren», «La vaselina», «Poco a poco» o «Fumando espero» (de Joan Viladomat y que años después popularizaría Sara Montiel).

Sebastià Gasch dice de ella en su libro «El Molino» (Dopesa, 1972):
«Con su risa incitante, con la delicia de su gesto que cosquillea como burbujas de champaña, derrochando gracia e intención en su forma de decir el texto de sus canciones, Bella Dorita es una de las columnas o pilares sobre los que el Molino ha sustentado sus programas durante muchos años. Bella Dorita sabe decir las cosas más atrevidas con aire inocente; sabe decir las cosas más inocentes con el aire más procaz y atrevido. Más que con «sex appeal», yo encuentro a Bella Dorita graciosa; más que volcánica, traviesa; más que impetuosa, atractiva. Con un gancho, eso sí, extraordinario. Si no hay en ella gran distinción, no hay tampoco vulgaridad. La naturaleza ha sido generosa con la Bella Dorita, no hay que negarlo, pero las redondeces con que la ha dotado no tienen la fuerza, con ser mucha, de su pelo alborotado, de su naricilla provocativa, de su boca maliciosa. Todo esto ayuda muy bien a aquello«.

Sus años de esplendor fueron los 40 y los 50, y se retiró de los escenarios en 1966, pero por siempre jamás quedará en la imaginario colectivo como una mujer bellísima, que hizo enloquecer a hombres de varias generaciones y a la que se le atribuye el primer desnudo integral sobre un escenario del Paralelo, y todo ocurrió en el teatro Apolo por un error fortuíto: se le cayó la túnica que llevaba y se quedó desnuda en medio del escenario. El empresario del Apolo la bautizó como «Bella Dorita»: «Bella» porque lo era y «Dorita» porque era el nombre de una amiga francesa que se llamaba «Dorée».

Al cumplir 100 años, pocos meses antes de morir, recibió un cálido homenaje rodeada de sus familiares y amigos en reconocimiento a su carrera.

 

Responder

*

Colaboradores

Contacto

Teléfono 93 205 51 11
E-mail: info@elmolinobcn.com
Formulario

¿Dónde estamos?

C/Vila i Vilà, 99
08004 - Barcelona
Metro Líneas 2 y 3, parada “Paral·lel”
Bus 21, 88, 91, 121, D20, H14, V11, N0 y N6
Ver en Google Maps

Social media

  • Youtube
  • Instagram
  • Linkedin
  • Rss

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR