Mísia

Mísia

Mísia

© C. B. Aragao

Nacida en Oporto (Portugal), de madre catalana y padre portugués, Mísia se trasladó a Barcelona de muy jovencita, donde trabajó en El Molino, como lo habían hecho antes su abuela y su madre.

Durante años prueba diferentes géneros artísticos, canta en varias lenguas y estilos y actúa en distintos locales de la “movida” madrileña. Poco a poco va consolidando una mirada propia sobre sus raíces culturales y sobre el fado, hasta que finalmente la saudade la lleva de nuevo a su Portugal natal.

Decidida a valorar este género de música urbana, Mísia empieza a trabajar en Lisboa con grandes compositores, letristas y poetas, y actúa regularmente con gran éxito en las grandes capitales europeas. Desde 1991 ha publicado más de 10 discos, destacando entre ellos Ritual (2001), en el que mima como nunca el fado más tradicional y Canto (2003) donde aparece la Mísia más profunda y cautivadora.

Mísia nació en Oporto, donde vivió hasta el final de su adolescencia. Motivos familiares la obligan a interrumpir sus estudios e instalarse en Barcelona, donde toma contacto con nuevas expresiones artísticas. Hija de una familia de marcados contrastes socioculturales, es la tercera generación de artistas por línea materna que ha trabajado en El Molino. “Mi abuela, Lolita Vélez, y mi madre, Luisita Vélez, trabajaron en El Molino, y yo, Susana Vélez, también”.

De su madre y de su abuela heredó la fascinación por el mundo del espectáculo: “Vine a Barcelona a los 18 años siguiendo a mi abuela: vivíamos en el barrio chino y mientras esperaba la convalidación de mis estudios empecé a trabajar en El Molino.” “Me crié en un mundo de mujeres. Me fascinaba el mundo de mi madre, una gran artista, igual que mi abuela. Y entré en ese mundo del Paralelo, de Johnson, Pipper, el Diamante Blanco.”

Al mismo tiempo la distancia y la saudade empiezan a consolidar una mirada propia sobre sus raíces culturales. Siempre reaparece la memoria del fado (y de sus primeras experiencias en las “casas de fado” de Oporto), perfilándose como una fuerza inspiradora y, más tarde, una vocación. En sordina inicia un viaje interior lejos de Portugal.

Mientras, Mísia actúa en diversos programas de televión, canta en varios estilos, en diferentes lenguas, en varios locales de la “movida” madrileña. Prueba un poco de todo, viendo todavía la profesión como un excitante modus vivendi familiar. De esos años, ricos en anónimas experiencias artísticas, vivencias bohemias y dificultades económicas, Mísia guarda recuerdo y un útil aprendizaje del escenario, sin olvidar un afecto especial por las pensiones y los trenes…

En 1990 su viaje interior tiene como destino final el fado y el regreso a Portugal. Decidida a valorar este género de música urbana, temporalmente caido en desgracia cultural y comercial después de la Revolución de los Claveles (1974), Mísia empieza a trabajar en Lisboa con músicos, compositores, letristas y poetas: “Estar lejos de Portugal fue lo que me hizo cantar fados. Volví a Lisboa y empecé poco a poco a llamar a las puertas. Algunos poetas me hicieron poemas y fui conformando un repertorio propio.”

Mísia presentó después «Ritual«, su sexto trabajo de estudio, donde encara como nunca el fado más tradicional (guitarra portuguesa, viola de fado y bajo acústico). Con textos en su mayoría escritos por letristas y grabado en “takes sencers”, como se hacía en los años 50, “Ritual” contiene además dos trabajos inéditos de Carlos Gonçalves, el gran compositor y acompañante de Amalia Rodrigues.

En su disco «Canto» encontramos una Mísia profunda, auténtica y cautivadora. Es un álbum donde canta composiciones del gran Carlos Paredes, fallecido poco antes, y donde Mísia se entrega totalmente, sin artificios técnicos o acrobacias vocales gratuítas.

En 2005 llega «Drama Box«, en el cual sorprende a propios y extraños con su genial interpretación, en portugués y español. Verdadero sentimiento.

Y en 2013, concidiendo con el tercer aniversario de El Molino, presenta su disco «Delikatessen – Café Concerto«, con músicas portuguesas de los años 50, tangos, boleros, “chanson” francesa e incluso copla, impregnados de aires cabareteros, que según la propia Mísia es “un menú de canciones, muchas de ellas del mundo del cine y con un ligero sabor kitsch. Como le sucede a todo buen plato, necesita poco aderezo. En este caso, los arreglos, la dirección musical y el acompañamiento a cargo del maestro napolitano Fabrizio Romano

Más informacion en su web: Misia-online

Responder

*

Colaboradores

Contacto

Teléfono 93 205 51 11
E-mail: info@elmolinobcn.com
Formulario

¿Dónde estamos?

C/Vila i Vilà, 99
08004 - Barcelona
Metro Líneas 2 y 3, parada “Paral·lel”
Bus 21, 88, 91, 121, D20, H14, V11, N0 y N6
Ver en Google Maps

Social media

  • Youtube
  • Instagram
  • Linkedin
  • Rss

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR