Merche Mar

Merche Mar

Merche Mar

Merche Mar en la platea de El Molino, dando la bienvenida al público

Merche Mar, que ejerció de anfitriona de El Molino desde su reapertura en 2010 hasta 2017, fue la última gran vedette de El Molino del siglo XX, donde trabajó durante dos décadas, hasta su cierre.

Estudió en una escuela de monjas, donde adquirió conocimientos de ballet y música. Con 13 años, y siempre acompañada por su padre, debutó tocando el acordeón en El Molino, después de superar las durísimas pruebas de selección que imponía Doña Vicenta, sobre todo en el desparpajo escénico y con el público, en las que Merche Mar es una verdadera artista.

Intervino en decenas de espectáculos como “Rubias y morenas”, “La flauta del Faraón”, “Béseme donde quiera”, “¡Arriba las faldas!”, “Viva El Molino”, “Las pícaras molineras”, “Taxi al Molino” y un largo etcétera, compartiendo escena con los míticos Jonhson o Escamillo, entre otros. Cuando El Molino cerró sus puertas en noviembre de 1997 era una de las estrellas del espectáculo “Pluma y peineta”.

En el año 2005 publicó un libro de memorias, “El Molino. Historias de una vedette” (ed. Arcopress), en el cual relata sus vivencias en el mítico local del Paralelo. Sin duda un documento valioso para todos los nostálgicos y para todos aquellos que quieran conocer una parte de la historia de Barcelona de la mano de una de las vedettes más queridas de nuestro país.

“Han pasado años… pero aún recuerdo el día que cerraron El Molino; era más que un simple local para mí; recogí los vestidos de lentejuelas, que iban cayendo por los pasillos de los camerinos, para salir y cerrar una etapa de mi vida que sin duda, me marcó para siempre”

Con estas palabras nos acoge, porque es una mujer acogedora, Merche Mar, una de las más queridas vedettes del Paralelo. Podríamos estar hablando con ella horas y horas, no sólo porque tiene una trayectoria artística impresionante, sino porque es una gran conversadora, muy humana y cercana.

Nos centramos en los años que pasó como vedette en El Molino, aunque nos remarca “todavía continúo en activo, haciendo bolos por toda Cataluña”. Tiene como pareja artística a Diommy y a Carmen de la Torre y hacen un espectáculo divertido, con un humor blanco pero picante, “apto para todos los públicos y que gusta: de hecho acostumbramos a repetir en todos los pueblos donde hemos actuado”

Empezó a trabajar tan joven que su padre la acompañaba a sus primeras actuaciones… ” Imagínate, educada en una escuela de monjas, acabé en El Molino –nos explica con una sonrisa-. En casa nadie venía del mundo del espectáculo, aún así íbamos algunos domingos toda la familia al Paralelo, al Cómico o al Victoria,  y nos gustaba mucho la compañía de Los Vieneses… Mi padre me acompañó al casting (que dirían ahora), porque sólo tenía 13 años, de El Molino, que presidia, omnipresente, Doña Vicentita; yo tocaba la acordeón, cantaba y bailaba. Y me quedé hasta que cerraron las puertas, en el año 1997.”

Sin añoranza, y siempre mirando al futuro con optimismo, nos explica que “el ambiente de aquella época era maravilloso; el Paralelo, el ambiente del teatro y del music-hall de Barcelona tenia glamour. Después de trabajar íbamos a tomar alguna cosa, a menudo también a un local mítico, como era el Boccacio, sede oficial de la gauche divine… era un ambiente sano, seguramente más que ahora, sin necesidades de drogas y alcohol para pasárselo bien”.

¿Y los admiradores qué, Merche? Pues yo ya fui tarde a la época de los brillantes y los chalets en Pedralbes– nos dice con ironía-, aunque tenía fuerza. También- nos dice seria– ha habido mucho mito con el tema de los regalos de los admiradores y más de una estoy segura que ha exagerado…”

“Compartí escenario con casi todos los grandes de la época y fui pareja artística de los míticos Johnson y Escamillo; hacer de pareja de alguien en el escenario implica que has de tener buena química, sino no funciona. Tienes que ser rápida, improvisar y seguir el rollo al otro. Participé en muchos espectáculos: “Rubias y Morenas”, La flauta del Faraón”, “Béseme donde quiera”, “¡Arriba las faldas!”, “Viva El Molino”, “Las pícaras molineras”, “Taxi al Molino”, “Siempre Molino” y muchos más” Sus personajes eran variados: hemos podido ver a Merche vestida de enfermera, de guardia urbana, de hada o de draculina, y siempre cantando la canciones de doble sentido, pero sin groserías. “Odio la grosería y el mal gusto- es contundente cuando lo dice-, se puede decir con elegancia y doble sentido”.

Su versatilidad la ha hecho participar también en películas de cine, como “Soldados de Salamina” o series de TV, como “Pelotas”, aunque “yo me quedo con el teatro, con el contacto inmediato y directo con la gente, con el público”.

Y cuando le preguntamos que nos diga porqué cree que va a cambiar o porqué cerraron los locales del Paralelo y cambió el ambiente del barrio, nos dice: “Por diferentes motivos; la sociedad ha cambiado y también las maneras de divertirse. Actualmente se pueden hacer más cosas, como ir un fin de semana a Londres, por ejemplo, cuando hace 30 años esto era imposible”. Y sale la Merche Mar reinvindicatiba: “También se ha de tener presente que montar un espectáculo es muy caro: salarios, no sólo de los artistas sino de toda la gente que lo hace posible, vestuario, alquiler de la sala, etc… y también porque la administración pública no da ayudas para el music-hall”. Y continúa “Por eso estoy tan contenta con el proyecto de El Molino. Sólo viendo la maqueta ves que el edificio será un nuevo emblema para toda la ciudad y el Paralelo. Mucha gente me pregunta cuando se abrirá El Molino: es un local que los ciudadanos le tienen mucho cariño. El trabajo que se hace y se hará desde la FEM  es muy importante para la recuperación del barrio y del mundo del espectáculo, y han conseguido implicar a la administración, al ayuntamiento. ¡Esto es fundamental! Me emocioné cuando vi las imágenes de la firma del alcalde Hereu y Elvira Vázquez: esto va en serio, pensé… También, porqué no decirlo, El Molino y los otros teatros que se abran o se recuperen, traerán muchos puestos de trabajo, ahora que tanta falta hace…”

Esto nos lleva a hablar de la maldita crisis… “espero que pase, ya que, repito, hacer nuestro espectáculo es muy caro: si miras el vestuario que llevo yo vale una fortuna, por no hablar de la cantidad de kilómetros que hacemos… pero la crisis pasará –Merche es una mujer positiva- y trabajaremos más. Cuando cerraron El Molino, uno de los días más tristes de mi vida, tardé dos minutos en pensar un nuevo espectáculo y empezar de nuevo”·

Merche Mar, una mujer trabajadora y luchadora, que siempre ve la botella medio llena… Su madre, con quien tuvo una relación muy estrecha, murió el mes de agosto, despúes de una larga enfermedad. Cuando habla de ella a Merche se le ilumina la cara y nos pide que hagamos público su agradecimiento por el trato que recibió su madre hospitalizada en el Duràn y Reynals: “a todos, auxiliares, enfermeras, médicos y trabajadora social; ¡son unos ángeles!”

Entrevista realizada para Zona Sec en 2009.

Más información en la propia web de Merche Mar.

1 comentario
  1. Wow! And like your dancers, you are quite couegarous as a photographer to get up and into the faces and fortresses of these establishments and career paths. Because for these men and women, this is their art and as for you, you are the link between these hidden palaces and us; the constant observers, the voyeurs that we are safely on the other side of the screen, safely in the street peeking in through the swung open door, safely sheltered from the world of light flashing, red silk, skampy dancing night Love them!

Responder

*

Colaboradores

Contacto

Teléfono 93 205 51 11
E-mail: info@elmolinobcn.com
Formulario

¿Dónde estamos?

C/Vila i Vilà, 99
08004 - Barcelona
Metro Líneas 2 y 3, parada “Paral·lel”
Bus 21, 88, 91, 121, D20, H14, V11, N0 y N6
Ver en Google Maps

Social media

  • Youtube
  • Instagram
  • Linkedin
  • Rss

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR